Dentro de la construcción de una vivienda y la contemplación de los diferentes acabados que se quieren para la misma, es importante definir aquellos materiales que nos brinden beneficios importantes. Uno de estos sistemas son los de las ventanas térmicas

Una ventana térmica o ventana ahorradora no permite que se establezca un intercambio de energía entre el interior y el exterior, por lo que no existe una modificación de la temperatura interna del área en donde ésta se coloque.

Dentro de las ventajas que conllevan el tener una ventana térmica se encuentran:

- Ahorro de energía en calentadores o enfriadores.

- Ahorro económico al no tener que usar los dispositivos antes mencionados.

- Protección ante temperaturas extremas o cambios bruscos.

- Equipos amigables con el medio ambiente. 

Las ventanas térmicas solo deben ser instaladas con materiales de las más alta calidad y por especialistas experimentados en este tipo de sistemas, quienes evaluarán diferentes factores del ambiente en donde se deseen poner.